Revista especializada en delincuencia

Ginesa Torrente: “Los hogares desestructurados por el abandono de progenitores son los más criminógenos”

In Prevención on marzo 6, 2012 at 6:49 pm
ESTEBAN ORDÓÑEZ/ HOPPES Nº9

La profesora del Área de Psicología de la Universidad de Murcia, Ginesa Torrente, acumula más de diez años investigando sobre los procesos familiares y su influencia en las conductas antisociales. Ha publicado estudios sobre familias desestructuradas y las características psicosociales de la delincuencia de menores.

Pregunta.- Existe la creencia de que la delincuencia nace en las clases sociales más bajas. ¿Sucede así?
Respuesta.- En principio hay muchas variables como la pobreza, el hacinamiento, el paro o la temprana intervención de los servicios sociales que se vinculan con la conducta antisocial. Sin embargo, depende del grupo de adolescentes en que nos centremos. Cuando tratamos jóvenes con medidas judiciales existe más presencia de personas procedentes de ambientes desfavorecidos. Por el contrario, en los resultados de estudios que se llevan a cabo con autoinformes no aparecen diferencias en cuanto a nivel socio-económico entre los que confiesan delinquir y los que no.
P.- Pero la salud de las relaciones familiares sí es determinante.
R.- Claro. En los últimos años ha aumentado con fuerza el número de separaciones y divorcios y, con ellos, la cantidad de familias reconstituidas y monoparentales. Parece que los hogares desetructurados por abandono de uno o los dos progenitores son los más criminógenos. Además, en las familias desestructuradas aparecen unos cambios que entorpecen la dinámica familiar: aumento de la irritabilidad y la coerción, disminución del control y la comunicación, muchas veces motivada por el incremento del estrés emocional.
P.- ¿Qué peso tiene la familia en la generación de conductas delictivas?
R.- Es una de las variables más influyentes junto a la escuela. Pero hay que matizar que existe una relación recíproca entre ellas. Los progenitores deciden a qué escuela asisten sus hijos, lo que determina en gran medida el grupo de amigos y los valores a los que se exponen.
P.- Y la comunicación familar, ¿cómo puede afectar a la generación de conductas desviadas?
R.- Una comunicación caracterizada por la escasez de alabanzas, elogios o apoyo positivo se relaciona con el comportamiento antisocial. También es muy perjudicial la percepción de una comunicación agresiva entre los padres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: